Info

Es una muy conocida playa del Pacífico panameño, a unos 25 minutos al suroeste de la ciudad de David y a unos 35 minutos al este de la frontera con Costa Rica. Playa La Barqueta combina toda la belleza y aventura de una larga playa de arenas blancas con la comodidad del alojamiento en un resort o en la cercana ciudad de David. Está rodeada de áreas de alta biodiversidad y suele ser una zona de anidamiento de tortugas. En 1986 se organizó el Comité Ambiental de Alanje y junto con habitantes de Guarumal, aplicaron algunos programas de protección.

En el año 1994 se le dio a una parte de este conjunto costero la categoría de Refugio de Vida Silvestre de Playa La Barqueta, con unas 5,935 hectáreas. Entre el paisaje de herbazales y bosques menores de arbusto de sabana, sobresalen los espesos manglares, donde se reproduce parte de la riqueza natural que sostiene a los pueblos de pescadores del Pacífico chiricano.
©Alejandro Balaguer/Fundación Albatros Media.

Add to Lightbox Download
Filename
DSC_6555.jpg
Copyright
©Alejandro Balaguer/ Fundacion Albatros Media
Image Size
4288x2848 / 2.3MB
Es una muy conocida playa del Pacífico panameño, a unos 25 minutos al suroeste de la ciudad de David y a unos 35 minutos al este de la frontera con Costa Rica. Playa La Barqueta combina toda la belleza y aventura de una larga playa de arenas blancas con la comodidad del alojamiento en un resort o en la cercana ciudad de David. Está rodeada de áreas de alta biodiversidad y suele ser una zona de anidamiento de tortugas. En 1986 se organizó el Comité Ambiental de Alanje y junto con habitantes de Guarumal, aplicaron algunos programas de protección.<br />
<br />
En el año 1994 se le dio a una parte de este conjunto costero la categoría de Refugio de Vida Silvestre de Playa La Barqueta, con unas 5,935 hectáreas. Entre el paisaje de herbazales y bosques menores de arbusto de sabana, sobresalen los espesos manglares, donde se reproduce parte de la riqueza natural que sostiene a los pueblos de pescadores del Pacífico chiricano.<br />
©Alejandro Balaguer/Fundación Albatros Media.